Lettings 101: Pre-Application


Lo prometido es deuda: he aquí el primer capítulo de la Guía Incompleta de Supervivencia para Alquileres Cambridgian a Través de Agencias (título provisional). El título es tan largo porque necesito que sea suficientemente preciso para que sirva de disclaimer por sí mismo, pero por si acaso, allá va el aviso a navegantes: lo que voy a contar es fruto de mi corta experiencia personal con dos agencias diferentes (no más) y nada es aplicable a acuerdos entre tenants (arrendatarios) y landlords (propietarios) sin intermediarios de ninguna clase.

El tema a tratar hoy es todo el proceso que tiene lugar con anterioridad a la solicitud de alquiler propiamente dicha o tenancy application en el idioma castizo de aquí. Como era de esperar, reitero, previamente a la solicitud, los potenciales inquilinos se patean varias viviendas concertando citas con las agencias ofertantes. Nada raro hasta aquí, si no fuese porque las descripciones de las propiedades suelen ser incompletas o inexactas, y es conveniente llevar una checklist o lista de comprobación para no olvidarse nada. Algunos puntos de interés:

  • Jardín: mi recomendación es que es preferible una casa con jardín pequeño o minúsculo que apenas dé trabajo. ¿Por qué? Porque en todos los contratos que he visto es responsabilidad del arrendatario mantenerlo. Urbanita como soy, no concibo el cariño necesario para cuidar de hierbajos verdes y que crezcan felices y sanos, pero se queden a la altura que al vecindario le parece bien. Es más, luego aparecen plantas en uno y otro lado del jardín y tampoco sabes si las tienes que arrancar de raíz o dejarlas estar. Hay algunas casas (pocas) que ya no cuentan con jardín (sustituido por piedras pequeñas, a veces de colores, o cubierto con algo más soso como cemento), pero no es muy habitual. Esto es aplicable a casas independientes o semi-adosadas; si acabáis metidos en un studio flat el jardín será compartido y el dueño del edificio (u otra persona) contratará a alguien para mantenerlo en condiciones adecuadas, aunque no está de más preguntarlo, por si acaso. Si la propiedad tiene jardín, no olvidéis preguntar si os proporcionan herramientas para cuidarlo (p.e. cortacésped). No es raro que os den algunas pero no todas las que serían necesarias (guantes de jardín, tijeras de podar, palas…).
  • Bills: cuando se alquila una casa lo normal es que los gastos de electricidad, gas, agua, teléfono y council tax corran de la cuenta del tenant, si bien cuando alquilamos una habitación en una casa compartida, las bills pueden estar o no incluidas en el precio final. No está de más ser precavido y preguntar siempre.
  • Moqueta: lo habitual es que esté por toda la casa salvo en la cocina y el baño, aunque en las casas más modernas ya va desapareciendo.
  • Mould (moho) y limescale (cal): pues sí, mucha flema inglesa, pero poca limpieza: el estereotipo se cumple. Es lamentable que uno tenga que preocuparse de la cantidad de suciedad que hay en una casa, pero es algo que hay que valorar para estimar el palizón que supondrá dejar la casa en condiciones dignas. Lo cierto es que las agencias de alquiler contratan (o eso dicen) servicios de limpieza que cobran a los antiguos inquilinos, pero, francamente, no sé en qué se gastan el dinero estos señores. El día en que os den las llaves de la casa, echad un vistazo a todos sus rincones (incluyendo el interior del horno), haced fotos y enviad un informe de todas las deficiencias de limpieza a la agencia en el mismo día, que si no se quejan (o no las aceptan).
  • Acristalamiento: el tipo de acristalamiento determina el nivel de aislamiento térmico de la propiedad, lo que supone gastarse menos en calefacción en invierno. Las variantes son single glazed o double glazed (uno o dos cristales). Obviamente, las buenas son las double glazed.
  • Calefacción: hay dos tipos de calefacción: eléctrica o por gas. En cualquiera de los dos casos, no obstante, es conveniente ver los aparatos calefactores. La calefacción eléctrica se puede proporcionar mediante night storage heaters, que acumulan calor durante la noche para irlo disipando gradualmente durante el día, o mediante los típicos “calefactores de la abuela” (os prometo que los he visto). La primera opción tampoco es la panacea: aparentemente el consumo se dispara en relación a lo que gasta un calefactor por gas y, además, tardan un montón en calentar la casa. Conviene encenderlos para ver el ruido que hacen (el calefactor que he sufrido en mi bedroom hacía un molesto tic-tac porque llevaba un temporizador integrado, estuviese calentando la habitación o no). En cuanto a los calefactores por gas, comprobad el tamaño (he visto casas con calefacción central y radiadores de chichinabo).
  • Muebles y electrodomésticos: las casas se catalogan como furnished, part-furnished y unfurnished, que podemos traducir como: con muebles, con algunos muebles y sin muebles en absoluto. Ahora bien, lo que no nos dice nadie es si una casa part-furnished o unfurnished tiene o no white goods, esto es, nevera y frigorífico, lavadora, cocina, etc. Si no los tiene, yo me marcharía de la propiedad lo antes posible, siendo educado, pero con intención de no perder más el tiempo. La mayoría de propiedades que he visitado no tienen frigorífico, tienen una nevera pequeña (capacidad entre 1 semana o 10 días) y un cajón pequeño a temperatura de congelación. En cuanto a la cocina, lo normal es encontrarse los famosos cookers, cuatro resistencias en forma de espiral y dos tamaños diferentes, con uno o dos hornos debajo. Las viviendas que se han renovado recientemente pueden tener una instalación más moderna, pero no es habitual. Huelga decir que si una propiedad es unfurnished no tiene nada de nada: ni cama, ni sofá, ni sillas. Cuando es part-furnished, hay que preguntar exactamente con qué cuenta. Mi recomendación es preguntarlo todo durante la visita: que en un momento dado haya un cierto electrodoméstico no significa que lo vayáis a tener a vuestra disposición (puede ser del tenant que todavía no se ha marchado). El inventario de los bienes de la propiedad no figura en el contrato y se lo queda la agencia, así que la única oportunidad de aclarar qué vais a pagar es durante la visita.

Como comentaba en la entrada anterior, es altamente probable visitar las casas cuando todavía hay gente habitando en ellas, estén o no presentes en el  momento de la cita. El contrato fija unas reglas para este procedimiento: las visitas pueden sucederse durante los últimos 30 días de alquiler (puede que más, dependiendo del contrato) y se debe avisar al tenant mínimo 24 horas antes. He estado en los dos lados de la barrera y ambos me resultan bastante violentos. En una ocasión visité una casa donde vivían una mujer y su hija, y la última estaba tumbada en la cama recuperándose de algo cuando yo estaba mirando a ver qué tal las ventanas y el armario empotrado. Por otra parte, en muchas de las visitas que he hecho he preguntado por alguna característica del piso superior y me han invitado a subir… sin acompañarme, dejando demasiada libertad al visitante para que haga y deshaga sin control de ninguna clase. La recomendación es no dejar nada importante a la vista ni tampoco demasiado a la vista en los cajones o armarios.

Tampoco hay que olvidar la preparación del personal enviado por la agencia para enseñarte una casa. Muy frecuentemente no tienen ni idea de lo que están vendiendo; para comenzar la visita te leen la descripción a la que ya has tenido acceso y a veces no saben responder si algo es del tenant o del landlord. Hubo uno que hasta me dijo que las bills estaban incluidas en el precio del alquiler y cuando lo comprobé con la agencia me dijeron que nada de eso (muy educadamente, claro). Es sospechoso que según llegan en el coche se queden un ratito dentro mirándose las notas que tienen de la casa. Por último, es mejor olvidarse de preguntar cosas relativas a la gestión del alquiler, porque siempre te remiten a la agencia.

En conclusión, trust no one, no os fiéis de nada ni de nadie, preguntadlo todo y que las cosas queden bien claras para vosotros, que la otra parte las tiene clarísimas.

Esta entrada fue publicada en Alquiler, Curiosidad, Vida en UK. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lettings 101: Pre-Application

  1. Zeithgeist dijo:

    Sabés que aca tenes mas info que en todo google para quienes queremos caer a Cambridge? Una puta joya. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s