Flashback: Wicked


Wicked, el Musical

El acontecimiento al que se refiere esta entrada tuvo lugar el día 29 del pasado (y bien pasado, a estas alturas) mes de enero, razón por la cual lo califico como flashback en toda regla🙂

Parece que viviendo a tiro de piedra de Londres (hecho con un cañón suficientemente potente, claro ;)) lo suyo es ir a uno de sus musicales y lo cierto es que a mi mujer y a mí nos rondaba la idea desde hacía tiempo. Pero el detonante que hizo que nos decidiéramos fue un gesto realmente especial y generoso de alguien quien, imagino, querrá mantenerse en el anonimato (y si no fuese éste el caso, siempre puede dejar algún comentario): un regalo de boda que quedó postergado hasta que la crisis dejó de apretar con tanta fuerza (porque apretar, sigue apretando y es contagiosa, doy fe). Lo agradecimos en su momento pero no está de más insistir: ¡gracias, de verdad!

No se nos ocurrió mejor modo de hacer justicia al regalo que invertirlo en una escapada rápida a Londres para ver el musical de Wicked. Wicked. Memorias de una bruja mala es el primer libro de Gregory Maguire ambientado en el universo del Mago de Oz, pero al que se le añaden elementos de corte adulto: el resultado, lejos de parecer una extravagancia, es un libro de fantasía no apto para niños que, simplemente, funciona. Disclaimer: por fantasía adulta no me refiero a sangrías al estilo del Alice de McGee ni a la sensualidad de, digamos, Luis Royo, sino que política (incluyendo abuso de poder y resistencia organizada), religión, encuentros entre amantes, relaciones familiares difíciles y algo de violencia y muerte encuentran cabida en sus páginas. Lo mejor que puedo decir de estos libros (hay tres publicados, todos traducidos al español y uno en preparación) en este momento en el que tampoco ando especialmente inspirado, todo sea dicho, es que siempre me han resultado intrigantes, es decir, suficientemente misteriosos y sugerentes para mantenerme enganchado hasta el desenlace y para mí esto ya es mucho decir.

Entenderéis pues que llevaba el listón bastante alto🙂 Lo cierto es que Wicked parecía la opción ideal porque es difícil encontrar otro musical con el que uno sienta algo de afinidad y porque lleva representándose desde el último cuarto de 2006. ¡Ahora mismo se admiten reservas hasta finales de abril de 2012!

Así que nos dirigimos al teatro Apollo Victoria:

Entrada del Apollo Victoria. Se ve que es Londres por el autobús.

El teatro es más bien pequeñito. En el libreto del musical (que, por supuesto, tuvimos que pagar aparte) se hacían eco de que el interior busca evocar el fondo del mar y, bueno, es verdad que las tonalidades eran verde mar, que las baldosas estaban decoradas con patrones que parecían olas y que por las paredes, en columnas ornamentales, se podían ver algunas conchas parecidas a la de Santiago, pero el efecto tampoco estaba especialmente conseguido. Aunque cuando la muchedumbre lo abarrotaba y luchaba por buscar su sitio o meterse en los (irrisorios) baños, sí que me sentía como un pez pequeñito en un enorme y confuso banco de peces.

Cuando nos sentamos, el escenario prometía bastante:

Esto es legal, tranquilos.

Quizá lo más espectacular sea el dragón que hace referencia al Reloj del Dragón del Tiempo de la obra original. Como es habitual, una vez que el espectáculo da comienzo está prohibido grabar o tomar instantáneas, así que siento no poder acompañar la entrada con nada más propio de la representación.

¿Y cómo fue? Ah, las expectativas😉 A mi mujer le gustó, pero no conocía el libro en que se basa (dudo que éste le gustase, por otra parte), así que podéis tomar su opinión si no os importan demasiado cuestiones como la fidelidad a la obra original o al menos a su espíritu. A mí… No se han tomado licencias, directamente han rescrito la historia para hacerla más familiar, poner un final de los de comer perdices, pasar de puntillas sobre algunas de las cuestiones más peliagudas (como la persecución gubernamental de los Animales o la relación extra-matrimonial que supone la concepción de la bruja) y otras ni siquiera tocarlas (e.g. la familia de Fiyero, quien por cierto no es un príncipe arjiki con tatuajes azules, es más bien un noble estándar). En cierto modo es comprensible, porque esto consigue contentar a todo el mundo que no haya leído el libro (y a aquellos que lo hayan hecho y hagan de tripas corazón) y de este modo se mantienen en escena durante un montón de años, que al final es lo que cuenta (que todos tenemos bills que pagar, algunos hijos que mantener, etc.), pero no puedo evitar una cierta sensación de decepción.

¿Y el dragón? Pues eso me pregunto yo😉

En cuanto al estilo musical, como no podía ser de otra forma, era fundamentalmente pop, así que me abstengo de demasiados comentarios; sólo decir que varios meses más tarde ninguna de las canciones se ha ganado un rinconcito en mi cerebro. Ahora bien, al menos los chascarrillos (no presentes en el libro) estaban bien traídos y no podías evitar que te alegrasen un poco el día😉 En cuanto a decoración, trajes, etc. había algunos diseños bastante chulos (me parece recordar que entre los ciudadanos de Ciudad Esmeralda estaban los mejores), así que en líneas generales también quedan aprobados😉

Con todo, un recuerdo bonito que la responsable del libreto no consigue empañar del todo😉 y una experiencia que nos gustó vivir. ¿Para qué pedir más?

Y no puedo despedirme sin volver a dar gracias al culpable anónimo de que fuésemos a Londres a ver Wicked. ¡Un abrazo!

Esta entrada fue publicada en Curiosidad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Flashback: Wicked

  1. Espin dijo:

    Espero poder llegar algun dia al grado de desarrollo cultural y personal necesario para saber apreciar un musical. En serio. Hasta entonces vivire feliz y contento :p

  2. Ángel dijo:

    Cuando Ana y yo estuvimos en Londres la primera vez, nos alojamos muy cerquita del Apollo Victoria. Todos los días pasábamos por la puerta y la historia se repetía…
    – Joer, cariño ¡¡¡lo que tiene que molar este musical!!
    Pena de falta de tiempo… y de dinero😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s