Mi blog tiene telarañas


¡Oh, Cambridge, tierra de arañas! Y me atrevería a decir que toda Inglaterra, pero no estoy tan informado. Como saben todos los que han pisado estas tierras, aquí las arañas son felices: tejen sus telas de un día para otro; invaden porches, los cuartos con los útiles de jardinería, pequeños cobertizos y aprovechan hasta los cubos de basura para hacer de las suyas. Por mi parte, tengo a Bernarda II (Bernarda I se quedó en Milton), con lo que he firmado un pacto de no agresión: yo dejo su telaraña en paz (a mano derecha, antes de entrar por la puerta) y ella hace lo mismo conmigo.

Pero amigos, winter is coming. Y tal como hay un final para todo, así el invierno marca el final del dominio arácnido. Hasta el año siguiente.

Del mismo modo, mi blog ha sido descuidado otra vez durante demasiado tiempo, pero el invierno va llamando a sus puertas, y toca quitarle las telarañas. ¿Y cómo he dejado que haya caído en este estado, diréis? Los asiduos sabrán que es una tradición que viene de lejos🙂 En este tiempo han ocurrido bastantes cosas que han necesitado de mi atención:

  • Vacaciones conyugales. Nos hemos juntado en este pueblo durante alrededor de un mes, para disfrutar de la gastronomía internacional (de la local no podemos escribir mucho), el fresquito y luz veraniegos, y, por encima de todo, la compañía mutua, claro.
  • Bodas. Si no me fallan las cuentas y no me olvido de nadie (que podría pasar, dada la fatiga mental, producto de otro de los puntos que tocaré enseguida), hemos tenido tres bodas en estos últimos meses. Pero todas en España, y además no especialmente cerca del aeropuerto de Barajas, con lo que ha tocado hacer acrobacias logísticas para cuadrar vuelos y días de vacaciones. En una de estas bodas, además, nos tocó emplearnos a fondo y demostrar algunas cualidades artísticas que, en mi caso, ya estaban algo oxidadas (en cristiano, me tocó leer mi propio texto – sé que estás leyendo esto, Ángel :P).
  • Portal 2. No podía desaprovechar la ocasión de disfrutar el modo cooperativo de este juego. Sé que esto suena un poco banal e intrascendente, pero oye, ando haciendo juegos por tierras extranjeras por algo🙂
  • Un incremento progresivo del ritmo de trabajo con un marcado punto de inflexión en el que ha pasado a estar y mantenerse en una escala desorbitada. Parafraseándome a mí mismo, “el cierre de un proyecto es una experiencia realmente intensa”. Vaya que sí.

Dicho lo cual, como sigo inmerso en una vorágine de trabajo que amenaza con engullirme y no soltarme jamás, no puedo garantizar mayor dinamismo en las actualizaciones del blog 😦 Pero con esta entrada quería haceros saber que sigo vivo y que no he perdido la contraseña🙂

Esta entrada fue publicada en Curiosidad, Trabajo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mi blog tiene telarañas

  1. Pedro J. dijo:

    Bueno, todo ello suena divertido, así que adelante y a seguir bien, ¡cuidaos mucho los dos!

  2. Ángel dijo:

    Teniendo en cuenta que han pasado exactamente… 4 meses creo que llego un poco tarde para decir una vez más…

    ¡¡¡MUCHAS GRACIAS A AMBOS!!! A uno por la (magnífica) lectura y a otra por el (emotivísimo) toque de violín. Dos detallazos más para un día increíble. Espero que todos los invitados lo pasaran al menos la mitad de bien que nosotros los novios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s